Evidencia de voz

You are currently browsing the archive for the Evidencia de voz category.

Supongamos que dos amigos se ponen de acuerdo para engañar a un sistema de contratación basado en firma biométrica vocal, por ejemplo de un operador de telecomunicaciones, y así conseguir un teléfono móvil de forma gratuita.

Llama el amigo identificándose como la persona que no es y contrata el teléfono.

Luego el verdadero usuario se desdice indicando que él no ha realizado la contratación.

Se realiza la comprobación de voces y, efectivamente, las voces son diferentes, exonerando al contratante de las obligaciones del contrato.

Sin embargo, el amigo ha dejado en el sistema una evidencia de su propia voz, vinculándose a un delito que podrá pasarle factura en el futuro.

Pongamos que el asunto reviste suficiente gravedad para ser investigado y que la policía tiene sospechosos. Con una simple llamada puede salir de dudas.

Las evidencias de voz van a ir siendo relevantes para muchos tipos de fraude. Tanto como los restos de ADN.

 

Cuando el objeto de investigación policial o judicial está relacionado con el sonido o sus elementos afines (grabaciones, equipos, sistemas, aplicaciones, etc.) los procedimientos de estudio se orientan hacia la denominada “Acústica Forense“.

La Acústica forense es uno de los más complejos entornos de investigación de la Policía Científica, debido al carácter multidisciplinar de sus distintas aproximaciones de análisis, y a la necesidad de formación continua y actualización en aspectos técnicos y científicos.

Es un campo en el que el dominio y utilización de tecnología y aplicaciones digitales de análisis, cálculo o procesado resulta imprescindible, y con frecuencia es necesaria la participación de un equipo de expertos especializados en distintas perspectivas de estudio.

Entre los objetivos de análisis cabe destacar los siguientes:

  1. Estudios sobre identificación de locutores.
  2. Estudios sobre manipulación de registros, procesado y edición de la señal de sonido.
  3. Estudios de perfilado de locutor. A partir de un registro de una o más conversaciones indubitadas se intentan determinar rasgos de identidad (edad, sexo, etc.), asociaciones diatópicas (área geográfica del hablante), diastráticas (estrato social), emocionales, conductuales, patológicas o toxicológicas.
  4. Identificación de fuentes de registro. Instrumental utilizado para la captación.
  5. Determinación de un locutor de entre varios posibles (Ruedas de reconocimiento de voz).
  6. Análisis y determinación de falsificaciones y pirateo de soportes magnéticos de audio, en colaboración con otras Unidades. (Documentoscopía, vídeo).
  7. Extracción de sonidos relevantes a partir de fondo de ruido (voz latente).
  8. Limpieza de ruidos para facilitar identificación de voz principal.
  9. Estudios de registros no vocales (sonidos, ruidos de fondo, etc.)
  10. Acústica de disparos. Determinación de tipo de arma utilizada, ambiente acústico de la escena del crimen, etc.

La estructura de la investigación de identificación de fonogramas verbales depende directamente de los métodos utilizados y de su correspondencia con el tipo de estructura de las conclusiones de los peritajes de acústica forense.

La descomposición de los sonidos complejos en sus componentes simples permite cotejar los principales parámetros de sonido. Con la comparación de dos o más audios que contengan emisiones de voz es posible determinar la pertenencia a un mismo locutor, o a locutores diferentes.

A la grabación obtenida de un hablante que se presenta o identifica plenamente se la denomina indubitada; al fonograma en relación al cual se define su similitud o diferencia se le llama grabación controvertida.

En condiciones psicofísicas normales, todo locutor dispondrá sus órganos de la fonación en función del tipo de emisión que desee generar, ejerciendo un absoluto y voluntario control sobre los mismos. Esta posibilidad de modificar la caja de resonancia a voluntad del sujeto emisor provocará el mayor problema con el que el examinador forense deberá enfrentarse: la variabilidad de los actos de habla, especialmente en sujetos no colaborativos.

En casos de hechos delictivos como las amenazas, la extorsión o el secuestro en los que se logra obtener un audio producto de la afectación o agresión hacia un ciudadano a través de un teléfono, grabación de vídeo y audio o registro  presencial, es posible analizar las características de las voces como la tonalidad, frecuencia, intensidad y los formantes mismos, los cuales permiten individualizar la voz hasta el punto de lograr identificar a un individuo.