Autenticación

You are currently browsing the archive for the Autenticación category.

El empleo de interfaces que emplean la voz para la interacción con sistemas informáticos es un área de gran interés que está experimentando un gran desarrollo.

En la actualidad se están popularizando aplicaciones en forma de agentes personales que corren sobre dispositivos móviles o altavoces autónomos que son capaces de interactuar con sus usuarios a través de la voz y el procesamiento del lenguaje natural, y también otros usos como los que se usan para contratar a distancia mediante sistemas de identificación biométrica basados en la voz.

La tecnología de identificación del texto hablado se utiliza en los servicios de atención al cliente de diferentes firmas, por ejemplo para recoger lecturas de contadores tomadas por los propios clientes.

En banca, administraciones públicas, servicios de suministro (utilities), operadoras, se emplean sistemas de reconocimiento de voz que interpretan lo dicho por el usuario, para reducir los costes de gestión y reforzar el tratamiento de la privacidad.

Actualmente la tecnología permite que a través del reconocimiento del lenguaje natural -por contraste con las respuestas de sí o no o “marque un número”- una centralita automatizada nos acabe pasando con la persona con quien queremos hablar, que antes de aceptar cualquier llamada habrá leído el motivo de la llamada que da la persona que está al otro lado del hilo telefónico.

Las tecnologías basadas en teclas numéricas irán en retroceso conforme se introducen tecnologías que hacen uso de recursos de Inteligencia Artificial.

Y las tecnologías de reconocimiento del locutor o hablante se pueden combinar con las de reconocimiento de la locución. En banca online es mucho más seguro que el sistema reconozca la voz del cliente que pedir a este que teclee un número de usuario y una contraseña.

Y al revés, la síntesis de voz ha llegado a un estado de madurez que permite entonar las frases de forma que es prácticamente imposible distinguir si es un humano o un sistema informático quien las pronuncia.

Cada vez  más, los proyectos que gestionan el habla son multidisciplinares e involucran muchos especialistas.

Entre otros, los auditores de firma vocal, que ayudan a determinar que los sistemas son apropiados para la contratación a distancia en un marco legislativo cambiante.

Tags: ,

Supongamos que dos amigos se ponen de acuerdo para engañar a un sistema de contratación basado en firma biométrica vocal, por ejemplo de un operador de telecomunicaciones, y así conseguir un teléfono móvil de forma gratuita.

Llama el amigo identificándose como la persona que no es y contrata el teléfono.

Luego el verdadero usuario se desdice indicando que él no ha realizado la contratación.

Se realiza la comprobación de voces y, efectivamente, las voces son diferentes, exonerando al contratante de las obligaciones del contrato.

Sin embargo, el amigo ha dejado en el sistema una evidencia de su propia voz, vinculándose a un delito que podrá pasarle factura en el futuro.

Pongamos que el asunto reviste suficiente gravedad para ser investigado y que la policía tiene sospechosos. Con una simple llamada puede salir de dudas.

Las evidencias de voz van a ir siendo relevantes para muchos tipos de fraude. Tanto como los restos de ADN.

 

Al desplegar un sistema de firma electrónica vocal, cabe la posibilidad de que la autenticación del locutor se lleve a cabo antes de gestionar la propia firma electrónica, si la entidad cuenta con una base de datos de locutores preidentificados. Esta forma de gestionar la información debe garantizar que en los contratos nunca se incluyan locuciones pregrabadas, sino declamaciones sugeridas en función de datos dinámicos de un solo uso.

De esta mnera se da la certeza de que nunca las locuciones de entrenamiento van a tener valor vinculante y por tanto la entidad no puede insertar la firma vocal a su discreción en los contratos.

Pero, a veces, los contratos se celebran con intervención de partes que no tienen relación previa, ¿qué pasa entonces? Pues lo que es habitual en los contratos, que se presuma la capacidad de contratar,y que, si la parte firmante incumple el contrato, deba solicitarse su cumplimiento o aplicar la cláusula penalizadora que corresponda ante los tribunales. Si la parte perjudicada impugna la prueba, se llevará a cabo una prueba pericial que podría llamrse “caligráfica” si la firma electrónica se basara en la captación de trazos escritos. Al tratarse de grabación de voz, junto con la caracterización matemática de ciertos componentes de la voz, la prueba pericial será del timo “acústica forense” o “fonética forense” según las características a demostrar.

No cabe duda de que las técnicas biométricas de gestión de identidad pueden aportar comodidad a los usuarios y son lo suficientemente robustas en la actualidad para prestar buenos servicios a las entidades que las adoptan.

Pero también es cierto que la información relacionada con los aspectos biométricos es personalísima y debe ser tratada con un cuidado extquisito desde el punto de vista de la preservación de derechos de privacidad, más allá de la letra de la ley de protección de datos de carácter personal.

La voz es uno de los parámetros biométricos que mejor se prestan para ser utilizados como elemento de autenticación:

  • Puede ser utilizado a distancia, por ejemplo a través del teléfono
  • Prmite una identificación preliminar por aquellos que conocen al locutor que es una buena primera aproximación respecto a la confirmación de identidad.
  • Puede ser utilizada en contextos dinámicos que presenten locuciones diferentes
  • Se pueden combinar con técnicas de reconocimiento del texto hablado para gestión de menús y control de lineas de acción en sistemas automatizados
  • Es susceptibe de un análisis profundo con técnicas fonéticas que eliminen la influencia de artefactos como voces impostadas. susurros, falsetes y afonías.

Las soluciones van avanzando y están ya disponibles para ser utilizadas como mecanismos que sustituyan a las passwords y contraseñas, e incluso para firmar documentos electrónicos.

Contacte con EADTrust en el 902 365 612 (o en el +34 91 716 0555) si desea saber como implantar una solución adecuada de firma vocal o de autenticación por voz que cumpla con todos los requisitos legales y aproveche los últimos avances técnicos.

 

Es posible usar la voz para firmar contratos, pero es preciso seguir una serie de recomendaciones para no causar indefensión a los usuarios o firmantes.

La biometría de voz permite establecer parámetros únicos dependientes del locutor que caracterizan a cada persona y que pueden usarse para comprobar (autenticación) si una persona es quien se presume que es (identificación).

Para lograr la firma es necesario añadir un paso más: vincular el documento al firmante de manera única asociando a la autenticación una prueba de la prestación del consentimiento.

Así como las huellas dactilares son únicas en cada persona, también lo es la voz.

Aspectos como el tono, la velocidad y el timbre matizan los “formantes” de la voz, que no dependen de la locución sino del locutor.

Los sistemas actuales permiten determinar que una persona es la identificada incluso en los casos en los que la voz esté afectada por un resfriado. Y también descartar las voces pregrabadas, las de los imitadores, incluso las de esos familiares que aparentan tener “voces iguales”.