Ventajas de externalizar la contratación telefónica de la empresa

Las grandes empresas cuentan con servicios de atención al cliente, que pueden llegar a tener funciones de gestión de contratación. Uno de sus retos es que este servicio sea eficiente y de calidad.

Muchas compañías deciden tener este departamento integrado dentro de la propia empresa, otras prefieren externalizarlo y dejar el servicio de atención al cliente en empresas especializadas en este sector, dedicadas exclusivamente a ello.

Aquellas empresas que deciden gestionar ellas mismas el servicio de atención telefónica, muchas veces lo hacen por desconfianza en una empresa externa, o simplemente porque no le dan a este área la importancia que merece.

La externaclización del servicio a especialistas tiene algunas ventajas:

1. Ahorra tiempo en la gestión. Un contact center dispone de los recursos necesarios y del personal cualificado para gestionar de manera rápida y eficaz las quejas y reclamaciones de los clientes. Si una compañía decide asumir la atención telefónica, deberá invertir en los recursos necesarios (tecnología y personal) para que ésta sirva de algo.

2. Ahorra costes. Tener un servicio de atención al cliente de calidad requiere dedicarle infraestructura, recursos humanos y formación. Externalizar el servicio a un call center supone disponer de una atención telefónica profesional e inmediata a un coste inferior, gracias a la especialización.

3. Mejora la gestión de llamadas y e seguimiento de compromisos. Los centros especializados cuentan con aplicaciones especializadas que registran las gestiones, lo acordado y las acciones que se deben desencadenar y que reciben el correspondiente seguimiento. Si no se dispone del sistema o la herramienta adecuada para gestionar el volumen de llamadas que entran a diario en una empresa, éstas se pueden perder, o lo que es peor: recoger el recado y perderlo.

4. Mejora la imagen de la empresa. Cuando aparecen las congestiones, la flexibilidad del un call center demuestra profesionalidad.   Se evita la decepción, o el enfado de algunos clientes cuya llamada hubiese podido ser no contestada en condiciones de stress.

Cada día que pasa los clientes son más exigentes, pues están muy informados del entorno que les rodea así como de las alternativas a los servicios de una empresa.

Trabajar con un contact center,  evita problemas y aporta una ventaja competitiva frente a la competencia al aportar un valor intangible que tan importante es para el consumidor: la atención de calidad.