Mi voz es mi firma, mi voz es mi contraseña, mi voz es mi pasaporte

No cabe duda de que las técnicas biométricas de gestión de identidad pueden aportar comodidad a los usuarios y son lo suficientemente robustas en la actualidad para prestar buenos servicios a las entidades que las adoptan.

Pero también es cierto que la información relacionada con los aspectos biométricos es personalísima y debe ser tratada con un cuidado extquisito desde el punto de vista de la preservación de derechos de privacidad, más allá de la letra de la ley de protección de datos de carácter personal.

La voz es uno de los parámetros biométricos que mejor se prestan para ser utilizados como elemento de autenticación:

  • Puede ser utilizado a distancia, por ejemplo a través del teléfono
  • Prmite una identificación preliminar por aquellos que conocen al locutor que es una buena primera aproximación respecto a la confirmación de identidad.
  • Puede ser utilizada en contextos dinámicos que presenten locuciones diferentes
  • Se pueden combinar con técnicas de reconocimiento del texto hablado para gestión de menús y control de lineas de acción en sistemas automatizados
  • Es susceptibe de un análisis profundo con técnicas fonéticas que eliminen la influencia de artefactos como voces impostadas. susurros, falsetes y afonías.

Las soluciones van avanzando y están ya disponibles para ser utilizadas como mecanismos que sustituyan a las passwords y contraseñas, e incluso para firmar documentos electrónicos.

Contacte con EADTrust en el 902 365 612 (o en el +34 91 716 0555) si desea saber como implantar una solución adecuada de firma vocal o de autenticación por voz que cumpla con todos los requisitos legales y aproveche los últimos avances técnicos.